Custodia compartida y discrepancia entre madre y padre

Custodia compartida y discrepancia entre madre y padre

Custodia compartida y discrepancia entre madre y padre

La discrepancia entre madre y padre para instaurar un régimen de custodia compartida no la excluye… Hay pocos temas como la custodia compartida, que levante, a la vez, tantas críticas y alabanzas. Parte de la sociedad quiere que la custodia compartida sea automáticamente aplicable, mientras otra, piensa que tiene que estudiarse caso a caso. A continuación detallamos un asunto que nos parece interesante.

Un ejemplo de custodia compartida establecida por el TS

El caso que hoy nos ocupa es una sentencia del Tribunal Supremo del 9 de septiembre de 2015, que aclara que la discrepancia entre ambos progenitores no puede excluir automáticamente el establecimiento de un sistema de custodia compartida.

En primera instancia, la Audiencia Provincial de Guipúzcoa atribuyó a la madre la guardia y custodia porque consideraba que era quien mejor protegía el interés de sus tres hijos (6, 9 y 11 años). El informe psicosocial recomendaba evitar cambios a los menores y por lo tanto, prefería que los menores se quedaran con la madre.

El Supremo revocó este fallo para establecer un régimen de custodia compartida al entender que:

  • Antes de iniciarse el proceso judicial, ambas partes consensuaron un sistema de visitas casi tan amplio como uno de custodia compartida.
  • El sistema de custodia compartida fomenta por una parte la integración de los menores con ambos padres, evitando desequilibrios y permitiendo disminuir sentimientos de pérdida de los menores. Y por otra parte, estimula la cooperación entre madre y padre, colaboración que ya era manifiesta antes del proceso judicial.

De todas formas, es importante recordar que la custodia compartida no es automática y que es imprescindible que el Juez examine una serie de requisitos para asegurarse que los intereses de los menores están a salvo. Le recordamos a continuación los mismos:

 

Requisitos para establecer la custodia compartida

  • La práctica anterior de ambos progenitores en sus relaciones con el menor. Este punto es fundamental, es decir que antes del divorcio, ambos progenitores cuidaban de manera equilibrada del menor o de los menores.
  • Sus capacidades personales. Ambos tienen que ser capaces de cuidar de manera eficiente de sus hijos.
  • El deseo manifiesto de los menores de estar con ambos progenitores.
  • También puede influir el número de hijos.
  • Una buena relación entre los progenitores es importante para poder llevar a cabo en el día a día una custodia compartida.
  • Informes psicosociales que avalen dicha práctica.

Si desea leer consejos para una custodia compartida exitosa, pinche aquí. Si desea un presupuesto on line de nuestros honorarios para divorcio, pinche aquí.

Image courtesy of Ambro at FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *