CAIDAS EN UN COMERCIO O EN UN PORTAL

Caídas en un comercio o en un portal. El establecimiento  o la Comunidad de Propietarios en la que se sufra una caída tiene una responsabilidad respecto de la persona lesionada.

La responsabilidad es la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos (art. 1091 Código Civil), o bien de daños producidos por simple culpa o negligencia (art. 1902 del mismo texto).

En este sentido, debe entenderse por responsabilidad civil extracontractual, aquella que presupone un daño, independientemente de cualquier relación jurídica preexistente entre las distintas partes y es la aplicable en el asunto que nos ocupa, pues entre el comercio o la Comunidad de Propietarios no existe un contrato por cuyo incumplimiento se cause un daño.

Por eso es de aplicación el artículo 1902 del Código Civil, que establece:

“El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Ello no quiere decir que la responsabilidad en estos casos sea absoluta, sino que tal y como se indica en el propio texto legal, habrá de probarse el comportamiento de acción o de omisión, los daños o lesiones causados, la relación causal entre ambos y la existencia de un criterio que permita imputar la responsabilidad extracontractual.

Es decir, aquél que sufrió lesiones o daños por la caída en un establecimiento o en las zonas comunes de una Comunidad de Propietarios está obligado a acreditar:

1.- La existencia del daño o de la lesión a través de los informes médicos correspondientes, de los presupuestos de reparación, facturas de compra etc.

2.- La acción o la omisión del propietario del comercio o de la Comunidad de Propietarios, que debe guardar todas las medidas de seguridad para evitar el resultado dañoso. Al respecto el Tribunal Supremo establece una tendencia en virtud de la que es el comerciante o la Comunidad de Propietarios la que debe acreditar que cumplió con todas las normas

3.- Que esa acción u omisión fue la causa de los daños o lesiones sufridos

No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta la posible estimación judicial del concepto de caso fortuito ya que puede resolver que los hechos causantes de los daños o lesiones no hubieran podido preverse o que previsto resultase inevitable .

Consúltenos sin compromiso: En JGM Abogados somos especialistas y nuestra primera consulta es gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *