COMO HACER SEPARACIÓN DE BIENES

Cómo hacer separación de bienes en España. La separación de bienes es uno de los tres regímenes matrimoniales posibles junto con el régimen de gananciales y la participación.

En España se reconocen dos derechos aplicables, el Derecho común, que es el que se aplica en la mayor parte del territorio y en virtud del que si no se establecen capitulaciones matrimoniales el régimen económico del matrimonio será el de la sociedad de gananciales; y el Derecho foral o especial, que se aplica en Aragón, Baleares, Cataluña, Navarra, Valencia, Galicia y parte de Vizcaya, en los que si no se establece otra cosa, el régimen general es el de la separación de bienes (con las especialidades de alguna Comunidad Autónoma).

La separación de bienes es el régimen económico que separa los bienes de los cónyuges y por lo tanto que reconoce que cada uno de ellos administre de forma independiente sus bienes.

En cuanto a las cargas familiares se presupone que cada uno de los cónyuges aporta la mitad de éstas. Igualmente se presupone (admitiendo prueba en contrario) que la vivienda familiar es patrimonio de ambos cónyuges y por tanto en caso de que uno de ellos quiera venderla deberá recabar el consentimiento del otro.

Para llevar a cabo la separación de bienes en aquellos casos en los que el derecho común establece como prioritario el Régimen de Gananciales, hay que otorgar unas capitulaciones matrimoniales, que es un documento en virtud del que ambos cónyuges manifiestan las reglas que desean que les regule esa relación económica que se inicia.

Este documento, que puede otorgarse antes del matrimonio o una vez que éste  se ha celebrado, en cuyo caso, habrá que describir y repartir los bienes que se hayan adquirido en común durante el tiempo que rigió la Sociedad de Gananciales.

Es recomendable que sea redactado por un Letrado especializado en la materia y elevado a documento público ante Notario, debiendo ser inscrito tras esto en el Registro Civil. Además ese documento puede ser ampliado o modificado en cualquier momento siempre que concurra la voluntad de ambos otorgantes.

Implica que cada cónyuge declare su patrimonio personal del podrá disponer libremente durante el tiempo que dure el matrimonio y caso de divorcio, naturalmente, también. Ambos cónyuges han de alcanzar acuerdos en cuanto a la aportación a cuestiones comunes que rigen la vida de un matrimonio

El régimen de separación de bienes suele resultar muy recomendable en casos de una gran diferencia de patrimonio entre los cónyuges, o que uno de ellos sea titular de una Sociedad  o se dedique actividades profesionales de gran riesgo, o con posibilidad de endeudamiento, ya que no contaminará con sus actuaciones a su cónyuge.

El hecho de que los cónyuges se decidan por el régimen económico de la separación de bienes no les impide adquirir bienes en común, que habrán de repartirse en caso de divorcio como si de bienes gananciales se tratara.

Consúltenos sin compromiso: En JGM Abogados somos especialistas y nuestra primera consulta es gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *