No depositar la fianza del alquiler en la Comunidad de Madrid.

No depositar la fianza del alquiler en la Comunidad de Madrid lleva aparejada sanciones, siendo la persona obligada al pago el arrendador, sin que por este motivo se le pueda imponer ninguna sanción al inquilino.

La comunidad de Madrid, regula esta materia en el Decreto 181/1996 de 5 de Diciembre y las sanciones se regulan en Ley 12/1997 de 4 de Junio.

El importe de la fianza en los arrendamientos de inmuebles que se destinan a vivienda es de 1 mensualidad de renta y en en los arrendamientos destinados a otros usos distinto del de vivienda, es de 2 mensualidades de renta (incluidos los contratos de temporada), según indica el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

El organismo competente para sancionar a los arrendadores incumplidores es el Instituto de la Vivienda de Madrid, el IVIMA, que si comprueba el incumplimiento en cuanto al depósito de la fianza, requerirá en primer término al Arrendatario para que se avenga a su depósito en el plazo de 30 días, en cuyo caso, sólo se le impondrá una multa de carácter leve y si no lo hiciera se iniciará un procedimiento sancionador que una vez confirmado el incumplimiento, impondrá una infracción grave.

El artículo 8 de la citada Ley establece que:

Son infracciones leves:

  1. Incumplir la obligación de depósito de la fianza cuando el hubiera cumplido una vez requerido por el IVIMA.
  2. No prestar la colaboración debida a la inspección u obstruir su labor cuando ello no impidiera la averiguación de los hechos interesados en la actuación.

Esta infracción será sancionada con multa desde el 5% hasta el 25% de la cuantía de la fianza no depositada en plazo, con un máximo de 6.000 euros en el primero de los casos. En el segundo de los casos se impondrá multa de hasta 6.000 euros.

Se consideran infracciones graves:

  1. Incumplir la obligación de depósito de la fianza.
  2. No exigir la prestación de fianza o hacerlo por cuantía inferior a la obligada.
  3. No prestar la colaboración debida a la Inspección u obstruir su labor cuando con ello se impidiera el conocimiento acerca del incumplimiento, o no, de las obligaciones a que se refiere la ley 12/1997.

Estas infracciones se sancionan con multa desde el 26% hasta el 50% de la cuantía de la fianza no exigida o no depositada, con un máximo de 90.151,82 euros, excepto en el caso número 3, cuya multa irá desde 6.000 euros hasta 90.151,82 euros.

Por su parte el artículo 12 de esta norma establece que las infracciones graves prescribirán a los dos años de su comisión y las leves al año. Las sanciones prescribirán por el transcurso de dos años.

El plazo de prescripción de las infracciones derivadas del incumplimiento de la obligación de depósito de la fianza comenzará a contarse desde el día siguiente a la finalización del plazo previsto al efecto en la normativa reguladora del indicado depósito, siempre que el contrato de que traiga su causa hubiese sido, con anterioridad a la finalización de dicho plazo, incorporado o inscrito en un registro público, o la Administración competente tuviera conocimiento, en virtud de cualquier actuación, de su existencia; de no ser así desde la fecha en que el contrato fuera inscrito o conocido o, en todo caso, desde la fecha de su extinción.

El plazo de prescripción de la infracción por no pedir la fianza por el importe debido, comenzará a contarse desde el día en que el contrato hubiese sido incorporado o inscrito en un registro público, o la Administración competente tuviera conocimiento del mismo por cualquier actuación o, en todo caso, desde la fecha de su extinción.

El plazo de prescripción de la infracción por no presentar en plazo la declaración anual en el régimen especial concertado, comenzará su cómputo desde el día siguiente a la finalización del referido plazo, y respecto de las restantes infracciones desde el día de su comisión.

Una vez terminado el contrato de arrendamiento, es recomendable que arrendador y arrendatario revisen la vivienda otorgando un documento en virtud del que se hace entrega de la finca y en el que puedan recogerse los posibles desperfectos.

El arrendador deberá devolverle la fianza al arrendatario en el plazo de 1 mes, a contar desde la finalización del mismo y de entrega de las llaves, devengando el interés legal a partir de ese momento, salvo que sea retenida para compensar las deudas por impago de alguna mensualidad, o pago de lo que se denominan cantidades asimiladas (suministros).

Consúltenos sin compromiso: En JGM Abogados somos especialistas y nuestra primera consulta es gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *