DESAHUCIO DE UN COHEREDERO

DESAHUCIO DE UN COHEREDERO. En un testamento, es muy habitual que se atribuya un bien inmueble a varios coherederos, siendo todos ellos propietarios del bien inmueble el día en que se haga el reparto de la herencia, cada uno en la parte que se le haya atribuido.

El problema puede venir cuando uno de esos coherederos de un inmueble decide ocupar el mismo y atribuirse en exclusiva el uso de dicho inmueble de forma gratuita y en contra de la expresa voluntad del resto de coherederos.

Todos los coherederos tendrían el mismo derecho de utilizar los bienes heredados, siendo que además lo hace sin pagar nada al resto, por lo que ocupa el inmueble sin justo título que le habilite para ello hasta que no se haya llevado a cabo la partición de la herencia.

Ante esta situación, y mientras que no se ha llevado a cabo la división de la herencia, cualquiera del resto de coherederos, pueden interponer una Demanda de Desahucio por precario, es decir, por carecer de título para la ocupación. No tienen por qué hacerlo todos ellos, puede ser demandante uno sólo o varios, incluso con la oposición de algún otro.

Esa falta de título es la que  justifica que el resto de coherederos que tienen los mismos derecho que el que ocupa pueda oponerse al uso por parte de uno de ellos que será calificado de “precarista” y beneficia a la comunidad hereditaria, ya que hasta que no se lleve a cabo la partición de la herencia, no se adquiere la propiedad exclusiva o copropiedad de los bienes de una herencia.

Además, cuando la ocupación por parte de ese coheredero precarista cause un perjuicio a los otros coherederos por no poder disponer del inmueble y por tanto perder la posibilidad de alquilarlo, por ejemplo, se podrá reclamar daños y perjuicio al que ocupó ilegítimamente el inmueble.

Además, cuando un coheredero cuando utiliza el inmueble en las condiciones descritas antes, no tendrá derecho a que el resto le abonen las obras de mejora que haya hecho en el mismo, ni siquiera cuando éstos incrementan el valor de la finca, salvo que sean indispensables para la conservación de la finca o bien que se trate de impuesto o tasas.

Consúltenos sin compromiso: En JGM Abogados somos especialistas y nuestra primera consulta es gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *